jump to navigation

Por la Via de la Regeneración 5 octubre, 2014

Posted by franciscolozano in Literatura, Política, Sociedad.
add a comment

Este mes de septiembre ha salido a la luz mi ensayo Por la Via de la Regeneración.  Quiero destacar que este libro no es un tratado sobre la regeneración política, económica o social de nuestro país, no contiene ninguna fórmula mágica para lograrla ni pretende dar lecciones a nadie en esta materia. A lo que sí aspira, con humildad, es a poner el concepto ‘regeneración’ en el centro de la reflexión del lector acerca de los tiempos que nos está tocando vivir con respecto al mal llamado ‘problema catalán’. En mi opinión, no es casual la coincidencia entre la deriva institucional y económica de España y el reciente agravamiento del conflicto político e institucional ―que podría transmutarse en conflicto social― con Catalunya. Pienso que la primera ha actuado como combustible de dicho conflicto y por ello me temo que si desligamos ambos procesos será imposible lograr una solución que sea aceptable para todas las partes.

En las fechas en las que escribo estas notas el choque institucional entre el gobierno central y el catalán -y con él el bloque de partidos soberanistas que lo apoyan- ha llegado a un punto álgido y es difícil saber por qué caminos va a discurrir en el corto plazo. Hay un enconamiento de posturas por ambos lados en un debate plagado de trampas dialécticas en las que es muy fácil caer. Tenemos frente a nosotros dos visiones profundamente diferentes del momento actual y de su evolución futura, visiones que no sólo chocan entre sí sino que, ambas dos, se han fortificado frente a cualquier discurso alternativo. Una guerra dialéctica que se ha adueñado sin remedio del debate político y social dentro y fuera de Catalunya y siempre con el foco puesto en Catalunya. ‘Ley’ frente a ‘libertad de elegir’. ‘Constitución’ frente a ‘democracia auténtica’. ‘Suspensión de la autonomía catalana’ frente a ‘desobediencia civil y declaración unilateral de independencia’. ‘Inmovilismo’ frente a ‘ruptura’. ‘Involución’ frente a ‘evolución’. ‘Decepción’ frente a ‘ilusión’. ‘Unidad a toda costa’ frente a ‘separación a toda costa’. ‘Invierno’ frente a ‘primavera’. No hay términos medios.

Por la Vía de la Regeneración pretende compartir, con quiera leerlo, un punto de vista diferente del que las dos mayorías dominantes ―a las que me he estado refiriendo de manera quizá algo genérica pero fácil de identificar― han defendido a la hora de explicar lo que está pasando. Hay grandes pactos a organizar para el corto plazo pero requieren liderazgos generosos y con altura de miras, alejados del cálculo político cortoplazista en el que habitualmente se han movido. Ahora ya no vale y en mi libro explico por qué es así y qué se podría hacer. Pero lo más importante que hay que abordar, y a la vez lo más difícil pero también ilusionante, es el medio y el largo plazo. El pacto por la Vía de la Regeneración difícilmente podrá llegar hasta nuestras instituciones si no empieza por la propia sociedad. Ahora todas las voces se alzan airadas para criticar agriamente a nuestros políticos, sean del signo que sean, por lo mal que lo han hecho, sin atinar a ver que aquéllos no son sino el espejo en que se reflejan nuestros defectos como sociedad. No son una casta aislada de nosotros, son ‘nosotros’. Si algunos de ellos caen en la corrupción es porque la consentimos en nuestro día a día, si no hacen lo que prometen durante sus campañas de captación de votos es porque saben que no les pasamos factura electoral, si priorizan sus intereses privados —y se incluyen aquí los de partido— es porque así lo solemos hacer en la calle, un lugar en donde, por regla general, ha campado a sus anchas el principio del individualismo, del enriquecimiento rápido, la satisfacción inmediata de las necesidades y la cultura del no-sacrificio. Poner los cimientos de una sociedad y una economía del bien común es el proyecto más exigente y rentable que nuestra sociedad se debe plantear desde ahora. En mi ensayo encontraréis las claves de este enfoque. Os invito a leer mi ensayo y a compartir vuestras opiniones y críticas.

Os adjunto la nota de prensa remitida por la editorial Círculo Rojo a medios escritos y on-line. La encontraréis en castellano y en catalán.

Nota de Prensa (castellano) – Por la Via de la Regeneración

Nota de Premsa (català) – Por la Via de la Regeneración

 

 

Anuncios

Solidaridad y sentido común (1) 11 mayo, 2013

Posted by franciscolozano in Sociedad.
add a comment

En 1995, hace ya dieciocho años, escribí un artículo en el que reflexionaba acerca de un valor humano socialmente apreciado y reconocido como es el de la solidaridad. Aquel texto surgió al hilo de la lectura de un artículo de opinión del entonces cardenal Narcís Jubany, publicado en La Vanguardia, en donde éste abordaba el tema de la soledad como el ‘mal del siglo’.

España estaba empezando a dejar atrás una crisis económica que había estallado en 1993, despertando al país del sueño olímpico. La recesión fue breve pero severa, con una tasa de paro que llegó a alcanzar el 24% y afectaba a tres millones y medio de personas, cifras muy elevadas para aquel entonces y que permiten poner en evidencia la dimensión brutal de la actual recesión, que afecta en estos momentos a seis millones doscientas mil personas, un 27% de la población activa.

Se han empleado ríos de tinta para analizar qué pasó entre 1995 y 2007, qué se hizo bien y qué se hizo mal, y en general ha quedado un amargo regusto no tanto por la nostalgia de los tiempos ‘felices’ que difícilmente volverán como por la sensación de que se malbarataron las oportunidades de haber cimentado un proyecto sólido y equilibrado de desarrollo de nuestro país. El año 2007 cierra un ciclo atípico de euforia económica y de confianza irracional que alentó todo tipo de excesos en la toma de decisiones de consumo y de inversión y amparó claros abusos y hasta perversiones en el gobierno de la ‘cosa pública’, abusos siempre consentidos y, no hay que olvidarlo, democráticamente refrendados en las urnas. Y es que cuando todo parece que va tan bien y durante tanto tiempo, las alertas se relajan. Más de diez años de ‘prosperidad’ económica que no permiten, sin embargo, extrapolar un juicio igualmente positivo acerca de los valores que acompañaron dicho crecimiento. En próximos artículos abordaré esta dimensión de los valores y de los principios, que me parece de una importancia capital no sólo para entender lo que ha pasado sino para sentar unas bases realmente sólidas para intentar que no se repita.

Pero mi interés ahora es revisar el concepto de la solidaridad en el contexto actual en el que colectivos cada vez más amplios de la sociedad española se han visto abocados a una precariedad económica impensable hace tan sólo seis años. Aunque todo análisis conviene ser adecuadamente contextualizado, en el tema de la solidaridad hay elementos que le son intrínsecos y que, por tanto, valen casi en cualquier momento del tiempo. Porque tras las acciones solidarias se esconden, en ocasiones, actitudes hipócritas e inconsistentes y más de una contradicción ética.

Como es erróneo, además de injusto, generalizar este tipo de críticas, diré ahora que el objetivo de las mismas no son los organismos que impulsan proyectos solidarios sino las motivaciones y los impulsos que llevan a la gente (o a las empresas o a los mismos Estados) a apoyarlos. Valdría la pena que, como sociedad comprometida que creemos ser, nos aseguráramos de que nuestras decisiones domésticas, a la hora de invertir o de consumir, son consistentes con nuestros impulsos solidarios surgidos al calor de campañas estacionales (cuando llega la tierna Navidad, por ejemplo) o de sucesos dramáticos puntuales.

Os invito a leer aquel artículo que escribí en 1995, Solidaridad y sentido común, ganador en dicho año del premio Vila de Martorell en su XX edición, y en el que vertí opiniones y reflexiones que no cambiaría pese al paso del tiempo porque creo  sinceramente que siguen estando vigentes.

La memoria perdida 29 abril, 2013

Posted by franciscolozano in Futuro.
add a comment

Quienes en un lejano futuro hagan recuento de nuestras obras tendrán, sin duda, dificultades para valorarlas. Estarán probablemente desorientados ante una especie en cuyo legado coexisten las mayores maravillas junto a los más penosos horrores. Como quiera que sea, tanto nuestras virtudes como nuestras miserias forman parte indisoluble de nuestra Realidad, e incluso es posible que ambas por igual nos hayan enriquecido. Son, en definitiva, nuestro patrimonio y como tal deberemos asumirlo y preservarlo.

Ver el artículo completo: La memoria perdida

La democracia en los tiempos del cólera 29 diciembre, 2012

Posted by franciscolozano in Política.
add a comment

Vivimos tiempos de cólera y, admitámoslo, de desconcierto, momentos complicados, difíciles de gestionar. El mundo está cambiando con mayor rapidez que en el pasado y los cambios son, probablemente, de mayor calado. Las guerras de antaño han sido reemplazadas por nuevos escenarios de dominio y de confrontación, tecnológicamente más sofisticados pero igual de crueles y con el mismo sabor añejo de la incapacidad de dialogar y de convivir en paz que nos ha acompañado a lo largo de la historia.

Asistimos, además, al despertar del gigante chino y de otras economías emergentes, a la eclosión de fuertes corrientes de deslocalización industrial y las consiguientes tensiones en los modelos laborales de los países de la Europa Occidental, fenómenos todos ellos que están poniendo a prueba la solidez de nuestro costoso, pero valiosísimo, Estado del Bienestar. Esto no es todo. Inmigración, globalización, biotecnología, crisis energética, cambio climático y un largo etcétera, constituyen también nuevas piezas de un rompecabezas de una complejidad sin precedentes, al cual se acaba de incorporar, fatalmente, una crisis financiera y económica a escala planetaria, cuyo alcance y final está todavía por delimitar y que va a poner contra las cuerdas a todo un sistema económico, el capitalista, que parecía hasta hace poco prometernos una era de crecimiento sin aparente final y que nos está mostrando en estos tiempos inciertos sus miserias y sus peores contradicciones.

En momentos así, cuando las cosas no funcionan, cuando se pasa por malas coyunturas económicas o cuando las instituciones se debilitan e incluso se llegan a cuestionar, es cuando se puede despejar el camino para los movimientos reaccionarios y ultra nacionalistas o para peligrosos liderazgos fundamentalistas. Si echamos un vistazo a nuestro alrededor comprobaremos cuánto hay de cierto en este aspecto y hasta qué punto han asomado inquietantes discursos autoritarios en santuarios demócratas de toda la vida. Como dice Rudolf Bahro, uno de los fundadores de los Verdes en Alemania, ‘en las grandes crisis de la humanidad, siempre ha tenido un papel importante el carisma. Cuanto mayor sea la crisis, más tenebrosa será la figura carismática que surja’. Anotemos, pues, en el manual del buen demócrata que las alertas deben estar siempre activadas, porque, no lo olvidemos, siempre ha habido, y siempre habrá, gente que desea democracia y gente que desea orden. Y, lo que es peor, gente que crea que ambos conceptos son excluyentes.

Nos enfrentamos, en definitiva, a retos que exigirán lo mejor de nosotros y de nuestros gobernantes. Entre otras cosas, y muy especialmente, necesitaremos normas y principios éticos más sólidos sobre los que cimentar un sistema económico que merezca de nuevo nuestra confianza, y que pongan a dieta el apetito desaforado de lucro que tanto daño nos ha causado. Necesitaremos, y esto se me antoja más difícil, instituciones supranacionales investidas de soberanía indiscutible para hacerlos aplicar y para promover un enfoque global de los problemas, más allá de localismos miopes.

A la luz del fracaso estrepitoso de otras opciones, la extensión de la democracia sigue siendo, con todas sus virtudes y con todos sus defectos, la mejor de las fórmulas que conocemos para apoyar el progreso de los pueblos.

Os invito a dedicar unos minutos a leer mi artículo completo: “La democracia en los tiempos del colera“.

La Aldea Humana 8 noviembre, 2011

Posted by franciscolozano in Futuro, Sociedad.
add a comment

Globalización versus nacionalismos. Mestizaje versus diferenciación. Más allá de los componentes puramente financieros de la actual crisis económica, existen tendencias de fondo mucho más potentes que ya nos están conduciendo a un cambio de paradigma en la forma de entender el mundo, en la manera de organizar la convivencia entre sus habitantes (las antiguas naciones-Estado, las organizaciones transnacionales, las nuevas potencias emergentes, etc) y, probablemente, en la horquilla de valores que deberán fundamentar, a la par que inspirar, al ser humano.

Como es lógico en un proceso de tanto calado, el camino no está siendo fácil. Los cambios en los equilibrios de poder hasta ahora vigentes generan enormes tensiones entre regiones del globo y, al mismo tiempo, la insolvencia de algunas premisas de los modelos económicos y su difícil sostenibilidad en el tiempo están ya provocando reacciones de rechazo e indignación en amplios colectivos de la población ajenos a los círculos de poder. Aunque han habido iniciales tentaciones de ningunear a estos movimientos por incipientes o carentes de contenidos concretos, se tratan, en mi opinión, de señales de aviso propias del proceso de cambio en el que ya estamos inmersos. No serán las únicas y deberemos estar atentos para identificarlas.

¿Podremos pasar de una visión fragmentada del mundo a una visión más unitaria, en la que sean compatibles tanto el respeto por las diferencias como la apuesta por una gestión global de los asuntos que nos interesan y nos conciernen a todos (el crecimiento equitativo de los territorios, el uso racional y consensuado de los recursos naturales para que puedan satisfacer las necesidades de todos y no sólo las de unos a costa de los otros, la lucha conjunta para afrontar retos colosales en materia de demografía, de clima y de medio ambiente, etc)?

De estos desafíos y de estas inquietudes trata mi artículo La Aldea Humana, una reflexión sobre una forma alternativa de ver a los habitantes de este planeta compartiendo un hogar común. Os invito a dedicar unos pocos minutos de vuestro tiempo a su lectura.

Crisis? What crisis? Europa y España en la encrucijada 7 noviembre, 2011

Posted by franciscolozano in Economía.
1 comment so far

Muchas cosas han pasado y otras muchas pueden pasar a raíz de la última cumbre del miércoles pasado, 27 de octubre, en la que sabios y políticos se han empleado ‘a fondo’ para salvar al euro, a la zona Euro, a Europa y, si se les deja, al mundo entero. A continuación os resumo unas pocas impresiones al respecto de los últimos eventos ‘macro’ acaecidos tras dicha reunión:

1.- Las Bolsas han subido como la espuma a las pocas horas de la finalización de la Cumbre. Mala noticia. Significa que los especuladores (perdón, los agentes del mercado) que han maniobrado para hacerla caer se dedican ahora a comprar a buenos precios aquellas acciones que previamente abarataron. Y significa también que a los especuladores (perdón, los agentes del mercado) les han gustado las medidas que ayer tomó Merkel (perdón, los políticos de la zona Euro). Y lo que a un especulador le gusta no acostumbra a ser bueno para los demás. La Bolsa ya ha dejado de ser un termómetro de la economía real porque poco tiene que ver con ella. Cuando estudié ese tema sí que lo era. ¡Qué tiempos aquellos!

No nos dejemos llevar por este nuevo espejismo. La Bolsa puede volver a caer con mayor fuerza en cualquier momento, en cuanto llegue una nueva noticia o dato negativo que lo propicie o simplemente cuando convenga a los que hace unos días tomaron posiciones a bajo precio. No me abono a las teorías de la conspiración. Eso haría parecer a estos vaivenes de los parqués bursátiles algo menos mercantilista de lo que realmente son. No imagino manos negras queriendo alterar los equilibrios de poder a escala regional o planetaria. Veo, en su lugar, a eficaces gestores de fondos de inversión que se aprovechan de las tomas de decisiones tardías o erróneas, cuando no inexistentes, que no son sino producto de un lamentable vacío de liderazgo político, sobre todo en Europa.

NB: Si quieres leer el artículo completo haz clik aquí: Crisis, what crisis – Europa y España en la encrucijada

Hello World! 7 noviembre, 2011

Posted by franciscolozano in Futuro.
add a comment

¡Hola, ciudadanos del mundo! Mirad un poco hacia arriba, justo en el recuadro azul que encabeza este blog. Es una fracción infinitesimal del Universo en el que vivimos. Imaginad por un momento que uno de estos millones de puntos es la Tierra, nuestro Hogar, apenas un pequeño punto azul pálido, como le gustaba definirlo a Carl Sagan, en el que todos los que ahora me leéis sentimos, sufrimos o disfrutamos. Compartimos este planeta en un tiempo presente complejo, lleno de riesgos pero también plagado de oportunidades. Revisemos con espíritu crítico y constructivo el paradigma económico, social y político que articula nuestro Hoy y ayudemos a poner los cimientos del próximo paradigma. En este proceso de cambio hay espacio para la indignación, porque sólo con ella nos podemos cuestionar la lógica de los status quo actuales, y para la reflexión, porque sólo con ella podremos evitar repetir los errores del pasado. Tenemos la obligación, para con nosotros mismos y también para con las generaciones que están por venir, de cuidar y de preservar esta Aldea global, singular e irremplazable, en donde lo mejor y lo peor de la condición humana conviven en un equilibrio cada vez más inestable. Estoy convencido de que hay talento más que suficiente para lograr este objetivo. Busquémoslo alrededor nuestro, entre la gente que conocemos, pero también en nuestro interior. Es nuestra opción imaginar en qué futuro nos vamos a sentir mejor nosotros y aquellos a quienes apreciamos. Hagamos este ejercicio. RECONSTRUYAMOS NUESTRO FUTURO.